El rodaje de ‘De Caperucita a Loba’ llena de unicornios la Gran Vía de Madrid

Foto: Miguel Ángel Fernández

El rodaje de la comedia ‘De Caperucita a Loba‘ corta la Gran Vía madrileña y la llena de unicornios creando un ambiente de risas y magia.

De Caperucita a Loba

Como si de una película de fantasía se tratase, la Gran Vía anochecía el pasado miércoles llena de unicornios para el arranque de la segunda fase del rodaje de la película ‘De Caperucita a Loba‘, un largometraje divertido con una visión femenina de las relaciones amorosas y basado en la exitosa obra de teatro que triunfa entre los asistentes.

Tras seis temporadas conquistando al público en el teatro Fígaro, ‘De Caperucita a Loba‘ salta a la gran pantalla bajo la dirección de la cineasta Chus Gutiérrez y con un elenco encabezado por Marta González de la Vega. La grabación comienza su segunda fase de rodaje cortando la Gran Vía, algo que el cine ha logrado en muy contadas ocasiones.

El reparto de la comedia contará con grandes actores cómicos como Berto Romero, David Guapo, José Mota o Marco Zunino, que interpretarán a los principales hombres con los que se irá topando la protagonista. Martita de Graná y Melania Urbina se convertirán en sus mejores amigas, y Antonio Resines y Elena Irureta serán los padres.

Sinopsis de la comedia

Una loba es una caperucita que ha aprendido a reírse de si misma. Y ese es el mayor superpoder que existe porque cuando nos convertimos al humor no hay nada que pueda hacernos daño. Una historia que nos demuestra que todos somos patéticos en el amor pero que aprender a reírnos de ello, convierte automáticamente el drama en comedia. Y por lo tanto, a Caperucita en loba.

El proceso de conversión de Marta, nuestra protagonista, le llevará varios años y varios “tíos”, desde que decide convertirse en loba hasta que lo logra, porque tendrá que aprender que a la risa no se llega evitando el bosque del drama sino atravesándolo hasta el fondo.  Sometiéndose al método del “ensayo-ostión”, pasará por un montón de situaciones patéticas hasta que aprenda a abandonar el autoengaño y a enfrentar la realidad, descubriendo que del drama brota la risa y de la risa brota… el poder.

Foto: Miguel Ángel Fernández
Foto: Miguel Ángel Fernández
Foto: Miguel Ángel Fernández