Reabre la colección Thyssen-Bornemisza con una nueva reinstalación de sus obras

Foto: Thyssen-Bornemisza

Tras unas semanas de reorganización de las obras y trabajos de pintura de las salas, reabre la colección Thyssen-Bornemisza con la primera gran reinstalación que realiza el museo desde su inauguración.

La colección Thyssen-Bornemisza

Hace unas semanas dio comienzo el movimiento de sus obras y los trabajos de pintura de sus salas. Ahora, la colección Thyssen-Bornemisza reabre al público con la primera gran reinstalación de la muestra que lleva a cabo el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza desde su inauguración en 1992.

La colección Thyssen-Bornemisza se presentará agrupada en la primera y segunda planta del museo con una nueva reinstalación, mientras que la planta baja estará destinada a la exhibición de la colección Carmen Thyssen, cuyo contrato de alquiler por parte del Ministerio de Cultura y Deporte se formalizará en las próximas semanas.

Según ha informado el museo, la segunda planta de la pinacoteca conservará el clásico color salmón de sus paredes y albergará a los maestros antiguos, mientras que la pintura más moderna ocupará la primera planta, pintada ahora de blanco.

La primera gran reinstalación

«La nueva reorganización de pintura antigua ha afectado, fundamentalmente, a la escuela holandesa de los siglos XVII y XVIII que estaban en la primera planta del edificio de Villahermosa», explica Mar Borobia, jefa del área de Pintura Antigua del museo.

En este nuevo orden, los visitantes encontrarán tres salas dedicadas al paisaje; en la primera de ellas, se ha instalado la gran pintura de Frans Hals. El paisaje urbano e italianizante será la segunda para del recorrido en la sala 26, y Ruisdael y la pintura de marinas ocuparán la sala 28. Los interiores, uno de los capítulos más llamativos de la colección, se exponen en la sala 25 y los retratos en la 27.

Según Paloma Alarcó, jefa del área de Pintura Moderna, «la reinstalación de la colección de pintura moderna sigue una secuencia cronológica combinada con unas cuantas agrupaciones temáticas. El recorrido comienza con el impresionismo francés, el expresionismo centroeuropeo, las primeras vanguardias históricas y el desarrollo de la abstracción, y continúa con el dadaísmo, el surrealismo y el arte europeo de los años centrales del siglo XX.